las cosas claras, señor presidente

MIEMBROS PARTICIPAN EN LA ASAMBLEA DE LA FENAP

MUJERES ACHUAR RECHAZAN LA CARRETERA IQUITOS-SARAMIRIZA

Las mujeres del Pueblo Achuar del Pastaza plantearon a la Asamblea de la Federación de la Nacionalidad Achuar del Perú (FENAP) que rechace la construcción de la Carretera Iquitos-Saramiriza. Aquí sus motivos.

Publicado: 2018-04-05


IIDS/ Marzo 2018.- Mientras en el país se desataba un tornado político que trajo el cambio de gobierno, el Pueblo Achuar del Pastaza se reunía en su Primera Asamblea ordinaria del año. Luego de varios días de caminata entre los bosques, y de navegación en “peque” (balsa de madera construida en la zona), unas cien personas, entre mujeres y hombres, llegaron Kuyuntsa, Comunidad del Pueblo Achuar del Pastaza, en la cuenca de Manchari, para el encuentro de la Asamblea de la Federación de la Nacionalidad Achuar del Perú (FENAP), en la Provincia de Andoas, Loreto.

Hablando en Achuar, y refrescadas con masato, las personas participantes en la Asamblea subieron el tono cuando el Presidente de FENAP, Jeremías Petsein Peas, explicó y preguntó por el tema de la Carretera Iquitos-Saramiza. Las mujeres fueron las que más cuestionaron dicho proyecto. Y dieron sus motivos.

La Carretera Iquitos-Saramiriza ha sido declarada de “interés nacional” mediante la Ley Nº 30670, promulgada el 15/9/2017 por el Congreso de la República. Esta Ley “dispone” que el Gobierno Regional de Loreto conjuntamente con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y el Ministerio de Economía y Finanzas “elaboren los estudios correspondientes y ejecuten el proyecto de la “Carretera Iquitos-Santa María de Nanay-12 de Octubre-Andoas-Saramiriza, para su interconexión con la Costa Norte”. La Carretera sigue la ruta del Oleoducto Nor-Peruano, atravesando, de Este a Oeste, el Pueblo Achuar del Pastaza y otros pueblos indígenas vecinos. El trazo de esta carretera divide en dos el territorio de FENAP, dejando una parte al norte y otra al sur.

La primera pregunta que la Asamblea analizó es si el Estado había hecho una “consulta previa” al Pueblo Achuar del Pastaza antes de aprobar la mencionada Ley. La respuesta fue unánime y contundente, y así consta en las Actas de la Asamblea. El Estado nunca consultó a la Asamblea de FENAP sobre la construcción de la carretera Iquitos-Saramiriza: ni el Congreso de la República, ni el Gobierno Regional, ni el Ministerio de Transportes y Comunicaciones ni el de Economía y Finanzas.

La segunda pregunta que la Asamblea analizó fue si la construcción de la carretera Iquitos-Saramiriza les beneficiaría, o no, y si estaban de acuerdo, o no, con la misma.

Yamanua, joven mujer achuar, se paró delante de la Asamblea y resumió en achuar lo que hablaban las mujeres. Los apus y otras mujeres mayores también hablaron claro. Hubo un gran debate y, al final, la asamblea toda se pronunció: “esa carretera, para nosotros, no es desarrollo, y no nos beneficia”. “Los extraños sólo vienen para llevarse los recursos y no respetan a las mujeres; engañan y abusan. No queremos esa carretera”.

Según su experiencia, una carretera facilita el ingreso de extraños sin control alguno: los trabajadores que construyen la carretera; los camioneros y choferes que van a circular permanentemente; los encargados de dar mantenimiento a la carretera. “Ellos caminan y acampan en nuestro territorio; ingresan a las cochas y quebradas donde nos bañamos y recogemos agua”, dijeron. “Vienen comerciantes que construyen chozas alrededor del camino y se van quedando. También llegan traficantes de terrenos”, completaron.

Los animales, plantas y cursos de agua son afectados. La extracción incontrolada de recursos, como la madera, mata a los árboles que albergan a las aves y otros animales que permiten la reproducción de plantas y todo el hábitat. La destrucción permanente del hábitat, a partir de la carretera, genera la muerte y huida de animales. “Se van a destruir las chacras donde plantamos yuca”; y “nos van a dejar sin carne del monte para comer”. También analizaron la ruta: “Esa ruta es sólo para facilitar el traslado del petróleo. No es para nuestro beneficio.” Y añadieron: “por la carretera van a entrar narcotraficantes, taladores y mineros informales, como en otros lugares”. Y añadieron: “puede haber asaltos, violaciones y muertes, como pasa en otras carreteras”.

Además de la destrucción ambiental, a las mujeres les preocupa que “los extraños no conocen nuestras normas y no nos respetan”. “Los que vienen de afuera abusan y dejan jóvenes embarazadas abandonadas. También nos traen nuevas enfermedades”.

Al final, la Asamblea acordó “rechazar” la construcción de la inconsulta carretera Iquitos-Saramiriza, y unirse con otros pueblos afectados para defender sus derechos.

FENAP, actualmente, tiene un proceso de amparo en el que demanda: el reconocimiento de su personalidad jurídica como pueblo, la titulación de la propiedad de su territorio integral y la nulidad de los lotes petroleros establecidos sin consulta previa, así como de otras autorizaciones otorgadas por el Estado de forma inconsulta.

Ahora, con el cambio gobierno, el presidente de FENAP declaró que esperan ser escuchados: “Nosotros protegemos los bosques desde nuestros ancestros, y sólo pedimos que nos respeten”.


Escrito por

ALERTANET

Medio de información del IIDS que da cuenta de casos de litigio estratégico en derechos indígenas y otros derechos humanos colectivos.


Publicado en